lunes, 1 de agosto de 2011

La quimioterapia

Qué es la quimioterapia

 

Descripción de la quimioterapia:
La quimioterapia es el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas. Se diferencia de otros tratamientos para el cáncer en cuanto a que es sistémica, es decir, circula por todo el organismo mientras mata las células cancerosas originales y aquellas que pueden haberse diseminado a otros lugares (metástasis). La quimioterapia destruye las células que se reproducen, pero no puede diferenciar entre las células normales y las cancerosas. Los efectos secundarios se presentan cuando se dañan las células normales.

 Objetivos de la quimioterapia:
El principal objetivo de la quimioterapia es tratar con éxito el cáncer y evitar que reaparezca (regrese). Si no es posible eliminar completamente el cáncer con quimioterapia, la prioridad es controlar la enfermedad y evitar que se disemine. Si el cáncer está avanzado y la quimioterapia no resulta eficaz para controlar su diseminación, este tratamiento puede aún ser de utilidad para reducir el tamaño del tumor y aliviar los síntomas del cáncer, un abordaje llamado paliación o tratamiento paliativo.
Además, la quimioterapia puede administrarse como tratamiento neoadyuvante, lo que significa que se utiliza para reducir el tamaño de un tumor más grande antes de la cirugía o la radioterapia. A menudo, la quimioterapia se usa como terapia adyuvante para destruir las células cancerosas que quedaron después de la radioterapia o la cirugía.

Cómo se administra la quimioterapia al paciente:
La quimioterapia se administra de diferentes formas. Los medicamentos pueden tragarse, inyectarse en una vena, aplicarse sobre la piel o infundirse en un área específica del cuerpo. El método de administración de la quimioterapia depende del tipo de cáncer del paciente, su ubicación física y las propiedades del medicamento.
Un paciente puede recibir la quimioterapia internado o de forma ambulatoria, en el consultorio de un médico, en su casa o lugar trabajo, dependiendo de cómo se administren los medicamentos.

Cómo se utiliza la quimioterapia para tratar el cáncer:
Existen más de 100 medicamentos para tratar el cáncer. Con frecuencia, los oncólogos (médicos que se especializan en la atención y el tratamiento de personas con cáncer) combinarán los medicamentos para tratar más eficazmente el cáncer de un paciente.
La elección del tratamiento para el cáncer depende de muchos factores, entre ellos, las características de la enfermedad, incluido el tipo y el estadio (describe el tamaño y la ubicación del tumor y si este se ha diseminado), así como el estado de salud general del paciente, la edad, la presencia de otras enfermedades y los tratamientos previos para el cáncer.
La quimioterapia se administra en ciclos de medicamentos y recuperación para permitir la cura de las células no cancerosas. La quimioterapia consiste en varios ciclos. Recientemente, los investigadores estudiaron el efecto de la administración más frecuente de medicamentos con menos tiempo de recuperación, en lo que se conoce como un programa con dosis densa. Este programa parece tener cierto beneficio sobre el programa de tratamiento estándar, pero las diferencias no han sido radicales. Los pacientes pueden considerar la posibilidad de analizar este programa con sus médicos. 

La quimioterapia como un tratamiento sistémico:
En líneas generales, el término quimioterapia se ha utilizado para describir otros tratamientos sistémicos que se centran en las propiedades de las células cancerosas además del crecimiento descontrolado. Estas terapias más recientes suelen presentar menos efectos secundarios y, habitualmente, se utilizan en combinación con la quimioterapia convencional.
Existen cuatro tipos principales de terapias sistémicas aparte de la quimioterapia convencional:
  • Terapia hormonal: las hormonas o los medicamentos semejantes a las hormonas inhiben el efecto de las hormonas naturales del cuerpo. Esta terapia puede controlar o revertir el crecimiento del cáncer de mama, de próstata y de útero. Los ejemplos incluyen el tamoxifeno antiestrogénico (Nolvadex); los inhibidores de la aromatasa, como el letrozol (Femara), el anastrozol (Arimidex), el exemestano (Aromasin); el acetato de megestrol (Megace); y la flutamida antiandrogénica (Drogenil).
  • Terapia dirigida: los investigadores del cáncer han desarrollado medicamentos nuevos que reconocen específicamente las características únicas de las células cancerosas, como las proteínas que favorecen la proliferación y la diseminación de las células cancerosas. Los ejemplos incluyen el imatinib (Gleevec), el trastuzumab (Herceptin), el rituximab (Rituxan), el erlotinib (Tarceva), el bevacizumab (Avastin), el cetuximab (Erbitux) y el sorafenib (Nexavar). Obtenga más información sobre qué son los tratamientos dirigidos.
  • Inmunoterapia: la inmunoterapia (también conocida como terapia biológica) estimula o imita al sistema inmunológico para combatir el cáncer. Las inmunoterapias actualmente disponibles incluyen el interferón, una proteína que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico; la interleuquina-2 (IL-2) (aldesleuquina [Proleukin]); y las vacunas contra el cáncer, que apuntan a estimular las propias defensas del cuerpo para destruir las células cancerosas. Obtenga más información sobre la inmunoterapia.
  • Agentes antiangiogénicos: en lugar de atacar directamente las células cancerosas, los agentes antiangiogénicos evitan que vasos sanguíneos nuevos aporten nutrientes a las células cancerosas, básicamente al “privar de alimentos” al tumor. El bevacizumab (Avastin) es un ejemplo de este tipo de tratamiento y se utiliza actualmente para tratar el cáncer colorrectal avanzado. En estudios clínicos, se están evaluando medicamentos similares (estudios diseñados para evaluar si un nuevo desarrollo es seguro, eficaz y mejor que las normas de atención médica actuales). Obtenga más información sobre angiogénesis e inhibidores de la angiogénesis para el tratamiento del cáncer (en inglés).
Quimioterapia y estudios clínicos:
El equipo de tratamiento compuesto por médicos y enfermeros utiliza su experiencia y conocimientos para desarrollar un plan de tratamiento adecuado. Además, es posible que ponga sobre aviso al paciente sobre los estudios clínicos relevantes que se están realizando para poner a prueba nuevos tratamientos para el cáncer. Para obtener más información, visite www.cancer.gov/clinicaltrials (en inglés) y www.cancertrialshelp.org/ (en inglés). Además, la American Cancer Society (Sociedad Estadounidense del Cáncer, ACS) ofrece un servicio de compatibilidad de estudios clínicos (en inglés). Para obtener información general sobre los estudios clínicos, consulte la sección estudios clínicos de Cancer.Net.

Quimioterapia:

La quimioterapia, que consiste en usar sustancias químicas para destruir células cancerosas, es una de las principales tecnologías terapéuticas utilizadas para combatir el cáncer. La quimioterapia es uno de los tres métodos más importantes utilizados para tratar el cáncer; actúa interfiriendo la capacidad de la célula cancerosa para crecer. También se emplean la radioterapia y la cirugía, que pueden combinarse con la quimioterapia. La alta eficacia de la quimioterapia es consecuencia de su capacidad para tratar el cáncer extendido (metastásico), aquél que surge en más de un sitio del cuerpo. Tal capacidad hace que la quimioterapia sea muy importante en la lucha de un paciente por superar el cáncer, dado que la radioterapia y la intervención quirúrgica son adecuadas sólo para tratar el cáncer en zonas localizadas. Cuando se emplean estos tres tratamientos combinados, sus rutas complementarias para atacar la enfermedad ofrecen con frecuencia al paciente mejores posibilidades de derrotar el cáncer. Muchos son los diferentes tipos de medicamentos que califican como agentes quimioterapéuticos.
El fármaco elegido depende de qué tipo de cáncer será tratado. Los medicamentos son catalogados en cinco categorías principales con base en la manera cómo alteran la química celular y qué etapa del ciclo vital de la célula afectan.
Para comprender la quimioterapia, primero es necesario entender qué es el ciclo celular. La quimioterapia es eficaz dado que los fármacos usados afectan cierta fase del ciclo vital de las células. Para replicarse, cada célula pasa por un ciclo de cuatro etapas. La primera, llamada G1, sucede cuando la célula se prepara para replicar sus cromosomas. La segunda se denomina S; en ella ocurre la síntesis de DNA y éste se duplica. La siguiente fase es G2, cuando se duplican el RNA y la proteína. La etapa final es la fase M, la de la división celular real. En esta última, el DNA y RNA duplicados se dividen y desplazan hacia extremos separados de la célula. De hecho, ésta se divide en dos células funcionales idénticas.
Dependiendo del medicamento elegido, la quimioterapia afecta a las células malignas en una de tres formas:
- Dañando el DNA de las células cancerosas de tal modo que éstas ya no puedan reproducirse. Esto sucede por la alteración de la estructura del DNA en el núcleo de la célula, evitando así la replicación.
- Durante la fase S del ciclo celular, inhibiendo la síntesis de cordones de DNA nuevo de tal manera que no sea posible replicación celular alguna. Esto ocurre cuando los fármacos bloquean la formación de los nucleótidos necesarios para la creación de DNA nuevo.
- Deteniendo el proceso mitótico de tal modo que la célula cancerosa no pueda dividirse en dos células. La formación de husos mitóticos es indispensable para desplazar el DNA original y el DNA replicado hacia lados contrarios de la célula y ésta pueda dividirse en dos células. Los quimioterapéuticos actuales funcionan en una de estas maneras para lograr la meta final de matar las células cancerosas en el cuerpo.
Los medicamentos usados en la quimioterapia se agrupan en cinco categorías amplias. Son situados en dichas clases según cómo funcionan en la destrucción de las células cancerosas. De modo más específico, los medicamentos se ubican en una categoría específica según la parte del ciclo celular que interrumpen. Las categorías son: agentes alquilantes, nitrosoureas, antimetabolitos, antibióticos antitumorales, alcaloides de plantas y hormonas esteroides.
Los agentes alquilantes son fármacos que funcionan atacando directamente el DNA de una célula. Estos medicamentos pueden operar en cualquier momento del ciclo celular. Sin embargo, son más eficaces durante la síntesis de DNA. Sirven para tratar la enfermedad de Hodgkin, linfomas, leucemias crónicas y algunos carcinomas de pulmón, mama, próstata y ovario. Los agentes alquilantes se administran oral o intravenosamente. Ejemplos de fármacos de esta categoría son: ciclofosfamida, mecloretamina y cisplatin (Platinol).
Las nitrosoureas son similares a los agentes alquilantes, y trabajan inhibiendo los cambios necesarios para la reparación de DNA. Un rasgo muy importante es que pueden atravesar la barrera hematoencefálica, hecho que les hace muy útiles en el tratamiento de los tumores cerebrales. También pueden servir para tratar linfomas y melanomas. Las nitrosoureas son administradas por vía oral o intravenosa. Ejemplos de fármacos en esta clase son: carmustina y lomustina.
Los antimetabolitos bloquean el crecimiento celular al interferir con la síntesis de DNA. Estos medicamentos operan simulando una sustancia que participa en la síntesis de DNA e inhiben la producción de un ácido necesario para que el DNA sea sintetizado. Los antimetabolitos afectan la etapa “S” del ciclo celular y sirven para tratar tumores de la vía digestiva, mamarios y ováricos. Se administran por vía oral o intravenosa; ejemplos de ellos son 6-mercaptopurina y 5-fluorouracilo.
Los antibióticos antitumorales, o citostáticos, funcionan al unirse con el DNA para evitar la síntesis de RNA. Estos fármacos también impiden el crecimiento celular al imposibilitar la replicación de DNA. Los antibióticos antitumorales evitan que el DNA se vuelva a fijar a sí mismo, lo que provoca la muerte celular. Esta categoría de medicamentos sirve para tratar una variedad amplia de cánceres incluyendo el testicular y la leucemia. Los antibióticos antitumorales son administrados por la vía intravenosa; algunos ejemplos son: doxorubicina y mitomicina-C.
Los alcaloides de la vinca impiden la división celular. Durante la metafase, los husos mitóticos contienen los dos juegos de DNA que la célula necesita para dividirse. Los husos son producidos usando una proteína llamada tubulina. Los alcaloides de la vinca se unen a la tubulina, lo que impide la formación de husos mitóticos. Sin éstos, la célula no puede dividirse. Estos fármacos son derivados de plantas y sirven para tratar tumores de Wilm, así como cánceres de pulmón, mama y testículo. Los alcaloides de la vinca se administran por vía intravenosa. Algunos ejemplos de esta categoría son: vincristina y vinblastina.
Las hormonas esteroides modifican el crecimiento de los cánceres con dependencia hormonal. Provocan un cambio en la forma tridimensional de los receptores en las células, hecho que impide que la célula se fije al requerido elemento de respuesta de estrógeno presente en el DNA. Por lo general, estos medicamentos hormonales se administran por la vía oral y sirven para tratar el cáncer mamario. Algunos ejemplos son: tamoxifeno y flutamida.
Es posible administrar la quimioterapia de varios modos. Los medios más frecuentes son la vía oral y la intravenosa, mas también es posible administrarla intramuscularmente o a través de catéteres. La forma oral es cuando el fármaco se consume como cápsula o pastilla por la boca. La administración oral es muy conveniente, en la medida que sólo se necesita que el paciente degluta una píldora. La forma intravenosa, o IV, es cuando, como líquido, se introduce el medicamento directamente en la circulación mediante una aguja pequeña que por lo general se inserta en un brazo.
La quimioterapia intramuscular se administra por inyección directa en el tejido muscular. Es muy semejante a recibir una inyección común. Los quimioterapéuticos inyectados en un músculo se dispersan más lentamente en el cuerpo que si se administraran por la vía intravenosa. En la quimioterapia también se usan catéteres. El catéter es un delgado tubo de plástico que se inserta en una de las venas centrales y a menudo permanece colocado en el transcurso del tratamiento. Los beneficios de un catéter son que el paciente siempre cuenta con un aditamento para recibir la quimioterapia y que se elimina la necesidad de insertar varias agujas cada vez que se necesita proveer el tratamiento. Es posible escoger catéteres para los pacientes que poseen venas muy pequeñas o con escasas venas accesibles fácilmente.
La quimioterapia es muy eficaz para matar células cancerosas, pero también afecta a las células normales. La potencia de los fármacos usados en la quimioterapia tiene efectos secundarios que pueden generar molestia e inconveniencia. Los efectos colaterales típicos de la quimioterapia incluyen problemas digestivos, pérdida de cabello, bajas cifras de las células sanguíneas, erupciones cutáneas, fatiga e infertilidad. Algunos de tales efectos secundarios son cubiertos aquí, pero es aconsejable que Ud. hable con su médico tratante acerca de las potenciales acciones secundarias de los medicamentos que Ud. pudiera estar recibiendo. La mayor parte de los efectos colaterales son tratables, y si surgen problemas, es posible administrar fármacos para atenderlos.
Los problemas digestivos se vinculan con el esófago, el estómago, los intestinos, el colón y la vejiga. La potencia de la quimioterapia deriva a veces en náusea, diarrea, estreñimiento y pérdida de apetito. El paciente también puede sufrir aftas bucales y alguna úlcera faríngea. Las células sanas mueren o son dañadas junto con las cancerosas, situación que origina estos problemas temporales. Cuando la quimioterapia concluye, las células no cancerosas retoman sus funciones normales o son sustituidas por otras nuevas sanas, y los síntomas cesan.
Otro efecto secundario muy importante pueden ser los problemas con la médula ósea. La médula es el sitio donde se crean y maduran los eritrocitos, los leucocitos y las plaquetas. La quimioterapia afecta a dichas células de división rápida casi de igual modo que a las células cancerosas, y muchas son las células sanguíneas que mueren. Una menor producción de cualquiera de estas células puede motivar dificultades. La producción disminuida de eritrocitos sanos, que transportan oxígeno, puede causar anemia. Una baja en el número de leucocitos, las células que combaten a las enfermedades, puede motivar infecciones dado que sin ellos, el cuerpo es incapaz de combatir a los patógenos y la enfermedad. Una cifra menor de plaquetas altera la capacidad de coagulación de la sangre que, a su vez, hace más lenta la cicatrización de las heridas. Sistemáticamente, su doctor vigila durante el tratamiento la cantidad de todas estas células, y tomará medidas preventivas si surge cualquier dificultad.
Asimismo, la quimioterapia puede motivar la caída de cabello. Se pierde cabello dado que la quimioterapia afecta a los folículos pilosos que crecen de manera constante. Los medicamentos causan que los folículos dejen de reproducirse, hecho que detiene el crecimiento del cabello. Además de esto, el folículo debilitado ya no puede soportar el cabello que sale de él. Entonces, el cabello se separa por completo o se cae por la carencia de apoyo. Al terminar la quimioterapia, el cabello crece de nuevo. Por lo regular, el cabello vuelve a crecer con igual grosor, si no es que más grueso que antes.
La quimioterapia también puede tener efectos sexuales secundarios. Es posible registrarlos como bajas cifras espermáticas o un daño a los ovarios. De nuevo, la causa es que los quimioterapéuticos se enfocan sobre las células que se dividen con rapidez, y las de los testículos y los ovarios caen en tal categoría. Es posible que los fármacos produzcan infertilidad temporal o permanente tanto en hombres como entre las mujeres.
Náusea y Vómito en el Paciente con Cáncer (quimioterapia):
No todos los pacientes que se someten a quimioterapia sienten náusea, vómito o ambas cosas a la vez antes o durante la quimioterapia. Usualmente, no se establece un patrón de náusea y vómito anticipatorio hasta haber sido sometido a varios ciclos de tratamiento. Algunos factores podrían ayudar a predecir cuales pacientes son más propensos a sentir la náusea o el vómito anticipatorio. Estos factores incluyen:
Factores ligados a la quimioterapia:
·         Tener menos de 50 años de edad
·         La severidad de la náusea o vómito después de la última quimioterapia
·         Sentir calor ligero o fuerte después de la última quimioterapia
·         Tener un historial de mareos cuando por ejemplo viaja en auto o en bote
·         Sentirse mareado o con la cabeza vana después de la quimioterapia
·         Sudoración después de la última quimioterapia
·         Sentir debilidad después de la última quimioterapia
·         Tener un nivel alto de ansiedad
·         El tipo de quimioterapia (algunas tienden a causar más náusea y vómito)
Náusea y vómito agudo:
La quimioterapia es la causa relacionada al tratamiento, más comúnmente ligada a la náusea y el vómito. El tipo de fármaco, la dosis, intervalos de administración, vía de administración del mismo, así como factores únicos al paciente en cuestión, determinarán la frecuencia y severidad de estos. Usualmente estos síntomas pueden ser prevenidos y controlados.
La náusea y el vómito agudo tienen más probabilidades de presentarse en aquellos pacientes que ya han experimentado previamente náusea y vómito después de una sesión de quimioterapia, los pacientes del género femenino, los pacientes jóvenes, y aquellos que consumen poco o ningún alcohol.


Náusea y vómito retrasado:
Esta se presenta después de haber pasado 24 horas de la quimioterapia y generalmente en pacientes que reciben regímenes quimioterapéuticos de altas dosis, en pacientes que han respondido a la quimioterapia con náusea y vómitos agudos, los pacientes del género femenino, los pacientes jóvenes, y aquellos que consumen poco o ningún alcohol.
Los pacientes que reciben quimioterapia, podrían beneficiarse de medicamentos que previenen la náusea y el vómito y que se administran solos o en combinación con otros.
Náusea y vómito en el cáncer avanzado:
La náusea y el vómito crónicos son síntomas comunes en los pacientes de cáncer avanzado y pueden trastornar de forma significativa la calidad de vida de estos pacientes. La náusea y el vómito en los pacientes de cáncer avanzado, es diferente a la causada por efectos del tratamiento por quimioterapia o radioterapia. El responsable de esto podría ser una combinación de factores como el uso de opioides, antidepresivos y otros medicamentos para el dolor de los que se utilizan durante el tratamiento de cáncer avanzado.
El estreñimiento es uno de los principales causantes de náusea en los pacientes de cáncer avanzado. Entre otras causas tenemos los tumores del colon y el cerebro, índices anormales de sustancias en la sangre, deshidratación y úlceras estomacales.
Los medicamentos más usados para combatir la náusea y el vómito son los siguientes:
·         procloroperazina
·         droperidol, haloperidol
·         metoclopramida
·         ondansetron,granisetron, dolasetron
·         dexametasone, metilprednisona
·         dronabinol
·         lorazepan, midazolam, alprazolam
Terapias alternativas para la náusea y el vómito:
La náusea y el vómito, sobre todo la náusea y el vómito anticipatorio, podrían controlarse sin necesidad de usar medicamentos. La nutrición, hipnosis y la imagenología guiada, podrían resultar útiles en el alivio de la náusea y el vómito e incluso podrían también mejorar la eficacia de los fármacos contra la náusea.
Protocolos de quimioterapia: ¿Cómo funciona la quimioterapia?:
Normalmente, las células viven, crecen y mueren de manera predecible. El cáncer se produce cuando determinadas células del cuerpo continúan dividiéndose y formando más células sin la capacidad de detener este proceso. Los protocolos de quimioterapia conllevan a la destrucción de las células cancerosas al evitar que las células continúen multiplicándose. Desafortunadamente, durante el proceso de tratamiento con protocolos de quimioterapia, también pueden resultar afectadas células sanas, especialmente aquellas que por su naturaleza deben dividirse en forma rápida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada